Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Call us +39 0521686023

 

Ciudad de Parma

Project Leader

Situada en el valle del Po, a medio camino entre Milán y Bolonia, Parma es una ciudad de 196.518 habitantes. La ciudad está atravesada por la vía Emilia, un antiguo camino romano (Parma fue fundada por los romanos en 183 aC). Es parte de la región Emilia-Romana, en el noreste de Italia:

Datos básicos:

  • Area: 260.6 Km²
  • Población: A 31 diciembre de 2018
  • Hombres: 94,338
  • Mujeres: 102,180
  • Total: 196.518
  • Extranjeros: 32.782 (16.7% de la población total)
  • Tasa de empleo 73.3% (en 2018)

Parma se encuentra en el centro del Valle de la Alimentación de Italia, de hecho la Industria tiene un fuerte componente de exportación, particularmente en la industria de ingeniería de alimentación, agro-alimentación y farmacéutica. El desarrollo económico se debe históricamente a la industria agro-alimentaria, cubriendo toda la cadena alimenticia: productos típicos y sus asociaciones de productores, restaurantes, chefs renombrados y galardonados, académicos de la cocina italiana, museos de alimentos, investigación y seguridad, industrias agro-alimentarias, proyectos culturales y educativos, ferias y exposiciones internacionales, nacionales y locales de alimentación.

Parma presume de industrias alimentarias como Barilla, líder mundial en pasta, con su fundación Food Academy and Food & Nutrition, y Parmalat para lácteos, zumos, pasteles y alimentos para bebés; las industrias conserveras de alimentos de Mutti y Rizzoli (especializado en filetes de anchoa y embalaje.)

Parma se enorgullece de contar con una de las universidades más antiguas del mundo: su centenaria historia se remonta al 13 de marzo de 962, cuando el emperador Ottoniano I confirió a Uberto, el obispo de Parma, la iniciación de la Universidad en el ‘Diploma’: este documento, que otorgó al Obispo el poder de ordenar y elegir líderes legales (‘eligere et ordinare notarios’), fue la fundación de una institución educativa que duraría siglos más tarde, y todavía se conserva en los Archivos del Obispo en Parma hoy.

El tamaño ideal de la Universidad (25.000 estudiantes, con más de 5.000 graduados por año y alrededor de 1.700 profesores y miembros de personal), junto con la calidad de vida en Parma siempre ha atraído a un gran número de estudiantes de toda Italia. Más de dos-tercios de nuestros estudiantes matriculados provienen de fuera de Parma y su Provincia: por esta razón la Universidad merece la clasificación superior por atraer a la cantidad más grande de estudiantes no-residentes a nivel nacional.

El 16 de febrero de 2018 El ministro de Cultura, Dario Franceschini, anunció que Parma sería la capital italiana de la cultura en 2020. El jurado dijo que Parma era “un ejemplo excelente y de una sobresaliente alta-calidad de la planificación local basada en la cultura”

La ciudad estuvo en el centro de varias guerras en la península durante los siglos XIV y XV y los franceses ocuparon la ciudad durante muchos años a principios del siglo XVI. Se convirtió entonces en parte de los Estados Pontificios, sólo para ser separada de ellos en 1545 por el papa Farnese Pablo III, quien la cedió, junto a Piacenza, a su hijo ilegítimo, cuyos descendientes la gobernaron por casi doscientos años.

Durante las Guerras Napoleónicas de principios del siglo XIX, Parma fue anexionada a Francia, mientras que antes y durante la Segunda Guerra Mundial fue un centro de resistencia partisana contra los fascistas.

La provincia de Parma dio al mundo dos de los músicos más famosos de Italia, el compositor Giuseppe Verdi y el director Arturo Toscanini, y se puede encontrar su legado no sólo en sus lugares de nacimiento (actualmente museos) sino también en la sala de conciertos, Orquesta filarmónica y festival de ópera anual que lleva su nombre. Acogiendo música más remota, los dos lugares más grandes de Parma – el Teatro Regio (siglo XIX) y el moderno Auditorio Paganini –se muestran y suenan fantásticamente, en formas completamente diferentes. Y su Museo de la Casa de la Música es uno de los recursos más completos para cualquier persona interesada en la historia de la ópera italiana.

La cultura está en todas partes: no sólo en la Galleria Nazionale, que alberga obras de artistas locales como Parmigianino y Correggio junto a las de Da Vinci y Canaletto, sino también en sus numerosas galerías privadas y en las iglesias de la ciudad, donde espectaculares frescos iluminan las paredes y cúpulas. El centro de Parma cuenta con joyas de la arquitectura medieval, renacentista y barroca – la gloriosa catedral, el baptisterio octogonal, el Teatro Farnese (enteramente de madera) y el Palazzo della Pilotta para nombrar sólo unos pocos. Sin embargo, no teme fusionar estilos: en los últimos años Parma ha añadido diseños contemporáneos a sus atracciones arquitectónicas, incluyendo el Centro Barilla y el Auditorio Paganini, transformado de una antigua fábrica de azúcar por Renzo Piano; la reconvertida Piazzale della Pace de Mario Botta; y la espaciosa Piazza Ghiaia de Paolo Mancini.